jueves, 19 de abril de 2012

Fragmento de "Un cuento de Navidad"



" Las pollerías aún estaban abiertas y las fruterías relumbraban con todo su esplendor. Había grandes, redondos, panzudos cestos de castañas, semejantes a encorsetados vientres de caballeros juerguistas, apoyados en las puertas [...] Había peras y manzanas amontonadas en altas y flamantes pirámides; había racimos de uvas colgados llamativamente de ganchos por la benevolencia de los tenderos para que a los viandantes se les hiciera gratis la boca agua; había montones de avellanas, ocres y aún musgosas, [...] había manzanas [...] rechonchas y atezadas que destacaban entre el amarillo de las naranjas y los limones [...]  Los peces dorados y plateados que nadaban en una pecera situada entre frutas escogidas [...] boqueaban dando vueltas y más vueltas en torno a su pequeño mundo con lenta y desapasionada excitación. ¡ Y las tiendas de comestibles! ¡Oh, las tiendas de comestibles! [..] P.91

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada